Mayombe

Separando la paja del oro

En esta ocasión me gustaría reflexionar sobre un tema tan elemental como el ejercicio de selección de un padrino. Probablemente en el futuro profundicemos más sobre la función de un padrino desde un punto más sociológico e histórico, sin embargo en esta ocasión prefiero limitarme a arrojar unas reflexiones que sirvan como aporte y ayuda al lector que se encuentre en la concreta etapa de selección de un mayor de religión.

A pesar de que escribo exclusivamente desde la posición del culto del Palo Mayombe, si sabemos adaptar algunos conceptos singulares, pienso que estas herramientas pueden ser también válidas para quien esté buscando un padrino en la religión de Santería, o Regla de Osha.

Me doy cuenta que muchas personas que persiguen la ceremonia de iniciación en el culto del Palo Mayombe, ceremonia conocida como “rayamiento”, a menudo subestiman la vital importancia de escoger a la persona adecuada para conducir dicha ceremonia. Parece que muchas personas no logran comprender las múltiples implicaciones que conllevan afrontar una ceremonia de dicha envergadura. Consecuencias que pasan desde las “teóricas”, hasta las “prácticas”, así como por supuesto las (que llamaremos) “abstractas”.

Consecuencias Teóricas

El culto del Palo Mayombe, y de un modo idéntico los demás cultos afrocubanos, no son sistemas que puedan ser aprendidos por ninguna vía que no sea la transmisión oral: de padrino a ahijado. Ni foros de Internet, ni otros espacios (por supuesto tampoco este site), ni libros, ni herramientas audiovisuales. Existen los motivos comunes y sociales que todos conocemos, que no son otros que “así lo establece la tradición”. Ahora bien, existen otros motivos más, digamos, “intangibles” que dejaremos que sus mayores les expliquen cuando lo consideren oportuno. Diremos, eso sí, que dichos motivos explican por qué tan frecuentemente elementos sacados de libros o espacios de Internet (firmas, etc) no son funcionales cuando son utilizadas por personas “sin licencia“, en el mejor de los casos y obviando las no tan improbables situaciones en las que su utilización supone un perjuicio para el intrépido.

El rayamiento lleva implícita la consecuencia teórica, esto es: la seguridad de que el iniciado será realmente instruido. Existen no pocos casos en los que un iniciado, tras pasar su ceremonia y serle transmitidas un par de cosas básicas (o a veces ninguna) es “soltado” por el despreocupado iniciador. Dicho iniciado recorrerá el mundo haciendo torpes preguntas, a menudo no contestadas, sin ningún conocimiento aceptable; ni que decir que sin ningún conocimiento de auténtica profundidad religiosa.

El aspirante a una iniciación, debe de asegurarse que en ese lugar y con esas personas se va a poder asumir realmente estas consecuencias, que va a tener unos mayores respaldándole teóricamente y enseñándole la religión: No al ritmo y con la rapidez que el iniciado (ignorante cual bebé) deseé, sino al ritmo que debe de hacerse.

Consecuencias Prácticas

Esta consecuencia está íntimamente ligada con la anterior…

Todo tiene un proceso y el devenir de las consagraciones, así como la entrega de fundamentos religiosos tiene también un proceso que debe de respetarse. Puedo comprender que para alguien que desconoce casi todo de la religión sea particularmente atractiva la idea de recibir una Nganga o hacerse ya mismo Kariosha y recibir sus Orishas. El problema que a menudo no se logra comprender, es que una Nganga (o cualquier otro elemento religioso) es prácticamente inútil sin la preparación previa del “astral” de su dueño, y por supuesto sin los conocimientos necesarios para dinamizar esas energías entregadas. Energías a menudo muy fuertes, sin cuya dinamización correcta suponen más bien una maldición que una bendición.

Sé que “cada día nace un tonto“, soy perfectamente consciente de eso, pero si por alguna casualidad usted no se encuentra entre ellos, copie esto en su memoria: Huya lo más rápido posible de los religiosos que entregan fundamentos prematuros. O bien que le prometan asombrosos poderes o radicales (y surreales) cambios en su vida. Nada de esto es posible en la Naturaleza, y el Palo Mayombe no es otra cosa que Naturaleza. Todo, todo sin excepción, merece un proceso y es resultado de la confluencia de factores (tangibles e intangibles). Sin esta confluencia basada en la preparación astral del iniciado y en la enseñanza teórica tradicional, le aseguro que usted no posee una Nganga, usted posee una mierda dentro de un bonito caldero.

Además, también tenga en cuenta lo siguiente: Todo lo que usted reciba, TODO, debe de recibirlo físicamente. En esta religión no existe “el envío por correspondencia”, es sencilla y llanamente una estafa.

Consecuencias Abstractas

¿Cree que la iniciación es un elemento puramente estático? ¿Que el proceso e implicación es el mismo, te juren arriba de aquí, o te juren arriba de allá? Pues bien, está usted equivocado. Por este medio hay muchas cosas que no deben de explicarse, pero puede estar seguro que no hay en el mundo dos Ngangas iguales y que una Nganga no es “la casita donde vive una entidad”. Una Nganga es una representación microcósmica del universo, una representación microcósmica adaptada a la naturaleza genuina y mistérica del Tata (o Yayi) dueño de ese fundamento.

Por esta razón, no sólo hay que asegurarse de que un religioso conserve las oportunas condiciones burdas y estrictamente académicas, sino también que esa Nganga y el Astral Superior de esa casa religiosa sea el conveniente. Dijeron un día “por sus frutos los conoceréis“, así que ¿Ese Tata es un delincuente en la actualidad, y va de cárcel en cárcel? ¿Posee indicios de trastornos psicológicos graves (esquizofrenia, trastorno bipolar, etc)? ¿Es drogodependiente? Si la respuesta a alguna, o a todas, es afirmativa, es claramente un indicio de que usted no debe de entrar a ese lugar. Si la respuesta es negativa, es hora de observar a los ahijados de esa casa. Recuerde que una Nganga discrimina a la hora de aceptar, o no, a un candidato a la iniciación ¿Jack el Destripador se encuentra entre los ahijados? Lárguese.

En definitiva, recuerde que nadie puede dar lo que no posee. Nadie encontrará salud en la enfermedad, riqueza en la pobreza, estabilidad en la inestabilidad, paz en la guerra, conocimiento en la ignorancia, ni fraternidad en un lugar permanentemente revolucionado.

Hay que saber diferenciar las peculiaridades del carácter, los defectos de personalidad o incluso las extravagancias, de los problemas reales. Eso sí téngalo muy claro. Si usted desea dar con personas con rostro de budeidad, preocupadas por desarrollar el incondicional amor hacia toda la especie, y con los típicos valores pseudo-morales de una secta New Age: Se ha equivocado de religión.

Una vez determinada que esas personas cumplen unos mínimos de “sanidad”, fíjese ¿Cómo interactua la Nganga con la vida de su Tata y de sus hijos jurados arriba de ella? ¿Se pueden determinar pruebas fehacientes de que dentro de ese caldero hay “algo”? ¿La interrelación entre los ahijados y la Nganga tiene como consecuencia el beneficio de los ahijados?

Cuando se puede determinar con honestidad que se dan las consecuencias teóricas, prácticas y abstractas usted se puede considerar “a medio camino” de poder ser correctamente iniciado. Alégrese, pues se empieza a vislumbrar la posibilidad de que usted haya dado con un Nzo Nganga (o Muna-Nzo, casa religiosa de Palo Mayombe) autenticamente religioso, y eso cada vez es más complicado de conseguir. En este momento es hora de recorrer el último tramo de comprobaciones, en los cuales usted se deberá de fijar en si se dan algunos de los factores de alarma que revelan la posibilidad de que sea una casa disfuncional, o directamente una fábrica de estafadores.

Se juran personas que no deben de jurarse – En referencia clara a los wari-wari. Esta regla no es considerada en la Osha, más sí en Ifa y en la Sociedad Secreta Abakuá. De cuatro cultos africanos que llegaron a Cuba, en tres de ellos no se admite su consagración.

Juran personas que no deben de jurar – La Yaya, o Madre Nkisi, no está facultada ni para rayar ni para construir una Nganga. Si en ese Nzo Nganga ocurre, lárguese de ahí. Otro detalle que puede hacerle saltar la alarma es si alguna mujer ingresa al Nzo Nganga durante su periodo de menstruación.

Existencia de cuotas u otras estrategias de carácter muy comercial – He llegado a escuchar de Nzo Nganga donde se cobra una cuota mensual por su pertenencia, cuota que definitivamente va aparte del propio derecho cobrado para la iniciación o entrega de fundamentos. Esto no debe de hacerse. Otro signo sería si por cualquier otro motivo ve usted que los miembros de esa casa han de entregar dinero demasiado a menudo y sin la estricta necesidad requerida.

Relaciones sexuales – Si los mayores de esa casa tienen relaciones con sus ahijados, o directamente el Nzo Nganga es un “puterío”.

Ajiacos e ignorancia – Si ve usted que se mezclan cultos, fuesen afroamericanos o no, ya sea en las ceremonias del Nzo o en la transmisión de enseñanzas. Ocurre a veces que el Tata es además santero, cosa que es perfectamente posible y aceptable. Pero si por ejemplo usted ve a ese Tata “moyugbar” como un santero durante una ceremonia de Palo Mayombe, es que algo anda mal. En cuanto a la ignorancia, si usted ve que los mayores y los demás Tatas y Yayas (omitiremos Nguellos en esta ocasión) no tienen ni idea sobre los tratados religiosos de su casa, ni sobre los conceptos religiosos propios de la religión ¿qué espera conseguir usted?

Desconocimiento claro de los orígenes – El Nzo Nganga debe tener conocimiento claro sobre su rama y sus principales ancestros de religión, estos últimos son vitales para cualquier actividad religiosa, desde la ceremonia más compleja hasta el trabajo mágico más básicos. Pues sin licencia de Bakulu no se puede hacer nada. Y atención: Esta información no es secreta, pues he sabido de Nzo Ngangas que han dicho que esto es secreto, y no, de ningún modo forma parte del compendio secreto del conocimiento de un Tata. Una vez respondido, y siempre en medida de lo posible, confirme esa información. Si a mí me inició un Tata ¿puede usted comprobar que ese Tata me inició? Trate de hacerlo.

Los Derechos – Este es un tema demasiado delicado, no existe de ningún modo un “precio”, así que entienda que este punto usted debe de flexibilizarlo con coherencia. En mi opinión el rayamiento de un Nguello oscila entre los $500 y los $700. La consagración de un Tata, con su entrega de fundamento, entre $1000 y $1500. Por favor, recuerde flexibilizar este dato con rigurosidad. Si usted encuentra un Nzo Nganga que vayan a iniciarle como Nguello por $900 no debería de acordarse de este artículo y determinar que está mal hecho. Es preferible que “le cobren por arribita” pero sea un Nzo Nganga serio y usted vaya a ser correctamente desarrollado, instruido, las consagraciones eficientes y las entregas sean Ngangas, y no maceteros inútiles. Recuerde que no existe un precio estipulado. Ahora bien, si le van a cobrar por Nguello $1500 y por Tata $3000; tenga por seguro que el precio es abusivo.

Conclusión

Imagino que lo habrá notado, pero prefiero asegurarme. Es un grave error ingresar a un Nzo Nganga “directamente”. El hecho de que usted mantenga una conversación con un Tata, sea consultado y confirmada la viabilidad de su iniciación, no es ninguna meta. Por el contrario, es sólo un inicio. Si usted fuese responsable, permitiría que desde ese punto hasta que se efectuase el rayamiento, pasasen unas semanas/meses que usted aprovecharía para determinar la sinceridad de ese Nzo Nganga. Seguramente haya problemas en su vida ¿por qué no presentárselos a la Nganga en una consulta para comprobar su tenacidad? Además, ese tiempo debería de ser empleado en varias conversaciones con ese Tata y con algunos de sus principales ahijados: vea que esos ahijados pueden ser un espejo de lo que usted puede llegar a ser si se iniciase con esa gente.

A lo largo de esta publicación he tratado de darle unas pistas sobre hacia donde enfocar esas comprobaciones, no aspiro a abarcarlo todo y considero que a estas deberían sumarse puntos personales que sin duda usted tendrá interés en comprobar. Hágalo.

Anuncios

3 pensamientos en “Separando la paja del oro

    • Muchas gracias por su observación.
      No le quepa duda que este artículo, lejos de pretender otorgarse autoridad alguna, está totalmente abierto a observaciones críticas.

      Un saludo fraternal.

  1. Me ha gustado mucho, felicitaciones. Es una guía estupenda para aquellos que se encuentran buscando Munanso donde comenzar sus primeros pasos a la religion.

    Piango piango llega lejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s