Mayombe/Otros Autores

Hechicería VS Malongo

Bueno, pues parece que vamos a estrenar antes de lo previsto la publicación de artículos de lectores enviados a través del formulario de CONTACTO. Antes de reproducir este sencillo artículo de opinión, queremos expresar públicamente nuestra gratitud por la colaboración de este religioso que ha expresado su deseo de ser nombrado con el nombre de: Tata Nkisi Zarabanda PicoLoma. Aprovechamos también la ocasión para animaros a todos a hacer lo propio, siempre que lo consideréis oportuno.

Sin más preámbulo, os dejamos con esta genial colaboración.

*******

Me da mucha lástima ver como en tantos y tantos Monanzos la religión se convierte en un sistema de hechicería a la vez que se siente una ausencia triste de los aspectos que convierten la religión en un culto a los antepasados y a la naturaleza, Bakulu, Mpungu, Nsimbis, Nkitas, Mbunba, etc. En el día de hoy muchos practicantes de Palo Monte convierten su práctica en una ayuda para resolver problemas cotidianos o atender clientes en lo propio, y esta es únicamente una faceta de la religión.

En otras ocasiones si el Palo Monte adopta un rostro religioso, es como bastón donde la Osha se apoya para cumplir con eggun, cuando lo cierto es que la Osha tiene su propio sistema de culto a eggun que nada tiene que ver con el Palo Monte.

La naturaleza es la expresión más cercana que nosotros tenemos de Nzambi, y aunque la naturaleza no es Nzambi, Él se encuentra en la naturaleza representado en cada complejidad individual que, en conjunto, forma ese basto mosaico que nosotros vemos y no vemos. Si para un católico el templo es el hogar de Dios, el lugar donde vive Dios y a donde oportunamente deben de ir a orarle, para nosotros ese templo es la propia naturaleza en cada una de sus complejidades, porque es la representación más cercana que Nzambi posee en este mundo. Su naturaleza es inabarcable, Nzambi es un algo que no podemos conocer de ninguna manera, y por ese motivo nuestros antepasados entendieron en la naturaleza una especie de manifestación de Nzambi, a pesar de que todo lo creado es su obra y en cierta manera lo representa.

Los ríos, el mar, las hierbas, los árboles, las piedras, los bosques, las lomas, los fenómenos atmosféricos (viento, rayo, lluvia), los propios animales que a menudo son llaves hacia fuerzas misteriosas de la creación y la destrucción, todo son elementos de culto y todos viven en la Nganga como representante de nuestra propia naturaleza espiritual, que es un reflejo de la complejidad del todo. Los espíritus de la naturaleza, las fuerzas de los ancestros que son los emisarios entre Nzambi y las fuerzas de la creación que derivan de Él, con nosotros mismos.

En nuestra religión los fenómenos de la naturaleza no son únicamente un fenómeno científico que es fácilmente explicable en dos páginas de una revista de ciencia. Estos fenómenos son consecuencias físicas y perceptibles de entidades objetivas y auto-existentes, una fuerza numen cuya manifestación aparente es el fenómeno físico que presenciamos.

Consecuencia del conocimiento que deriva este culto y las consagraciones, nosotros tenemos la posibilidad de utilizarlo mágicamente para ayudarnos en nuestro beneficio, en beneficio de otros, o protegernos de nuestros enemigos. Limitarse a esto no sólo es quedarse en la superficie de nuestra religión, también es perjudicarnos a nosotros mismos si no aprovechamos todo el potencial que esta religión puede aportar como herramienta de sanación de sus practicantes, sanación en el más infinito sentido.

Anuncios

2 pensamientos en “Hechicería VS Malongo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s