Otros

El tabaco

En esta ocasión me gustaría hablar sobre el tabaco y el espiritismo (cubano) y en el culto del Palo Mayombe, pues es uno de los elementos omnipresentes dentro de las misas espirituales, servicios de labor, desarrollo (escuelitas) e incluso toques de cajones espirituales.

El tabaco, según algunos religiosos, posiblemente sea un préstamo que las civilizaciones nativas hicieron a nuestros negros y que, estos, acomodaron a la práctica religiosa de la afrocubanía. La regla de Osha, el Mayombe, el espiritismo (de un modo similar a otros cultos americanos derivados de creencias africanas) tienen en común, entre otras cosas, la destacada importancia que le dan a este elemento. En muchos casos, entre los que el autor se incluye, nos ha sido siempre recomendado no fumar tabaco de manera lúdica; por el contrario, limitarnos a los cigarrillos en caso de ser fumadores, reservando el tabaco (el tradicional habano) para la praxis exclusivamente religiosa. Consejo que, a su vez, yo me permito propiciarle a usted a través de este medio.

Nos cuenta Fernando Ortiz 

Otros clérigos pensaron que el demonio, consciente de que un día habría de ser predicada en América la religión del Dios verdadero, tomó la precaución de sugerirle a los indios ciertas creencias y liturgias, risibles y grotescas, pero en algo similares a las católicas, para que la confusión retrasara su acceso a la Iglesia, que era depositaria de la Verdad. (…) Era, pues, muy lógico que al observar los ritos americanos en relación con el tabaco, estos fueran considerados como inspiraciones de los demonios, quienes, además, se comunicaban con los indios en sus estados de trance o éxtasis, y hasta hablaban con los mismos clérigos españoles cuando éstos, al exorcizarlos con oraciones, santiguadas y rociaduras de agua bendita, los hacían salir huyendo del cuerpo del poseso, apestosos y dando bufidos como un condenado. Pero aún siendo así, los blancos conquistadores no siempre resistían la tentación de consultar a los sacerdotes de los conquistados y experimentar su portentosa práctica, fuere por curiosidad o por pecaminoso sensualismo

Y, a su vez, hace lo propio Natalia Bolívar:

En esta mezcla de religiones autóctonas, adoradores de la fuerza de la naturaleza, de la naturaleza misma, los negros esclavos y libertos aprendieron el uso del tabaco, sus hojas y humo como depurativo y vehículo de comunicación con sus espíritus ancestrales. No hay en nuestro país ceremonia religiosa [de origen africano] que no empiece con el Tabaco y su invocación por medio de su humo, de su sahumerio a las deidades envolviéndoles en el misticismo de sus propiedades enigmáticas. En todo lo que se mueve en estas manifestaciones religiosas, es imprescindible la presencia de nuestro tabaco y sus propiedades

(……)

Cuando son investidos del traje ritual, se les depura con humo del tabaco, que en este caso significa la transición de hombres a espíritus, pues el humo ascensional recicla los valores de esa energía vital, transformándolo en energía espiritual. Este ritual se repite cuando se trazan en el piso las firmas llamadas anaforuanas, que nos adentran en la historia de los componentes mitológicos de esta sociedad y cuando sus tambores sagrados son sometidos al sublime sahumerio del tabaco para purificarlos y entregarlos a la intimidad del mundo que los rodea

El Tabaco, ese gran aliado

De entre todas las plantas, sin duda, aquella más próxima al religioso afrocubano es el propio tabaco. Los secretos que ofrece el tabaco son diversos y profundos, de forma física por el contenido del tabaco y su ayuda en lo que alteración de la conciencia se refiere, y de forma espiritual por el status en sí mismo de esta planta como espíritu. Ya que sí, efectivamente, Nzunga (tal y como se conoce el tabaco en el culto del Palo Mayombe) es considerado un espíritu quien, abriendo sus puertas, desnudará sus secretos al practicante pudiendo el sacerdote consagrado hacer un uso profundo de esta poderosa planta.

Lo observamos en las misas espirituales, las adivinaciones diversas, con caladas lentas y profundas que son retenidas durante unos segundos antes de ser exhaladas. También en las estáticas yimbulas (fiestas de Palo Mayombe) o toques de cajón espiritual, donde su uso es rápido, casi acompañando un ritmo de respiración de naturaleza pre-hiperventilación.

También lo observamos como desvelador de futuros probables, a través de su ceniza y siempre en manos de un Ngangulero o espiritista con los conocimientos adecuados para interpretarlo. De igual manera, pocas personas ignoran su función como agasajador e incluso atrayente y alimentador de entidades, cuando soplamos el humo a los fundamentos, espiritualizamos objetos antes de ser consagrados, rociamos su humo sobre una persona, utilizamos su brasa y ceniza en ceremonias iniciáticas, o lo utilizamos en el preparado de líquidos sagrados, o incluso es fumado por la propia entidad a través de la posesión de su médium.

El aprendizaje, la instrucción, sobre el diverso y profundo uso del tabaco en mi opinión debería de ser materia obligatoriamente presente en cada religioso durante su etapa de adiestramiento bajo la atenta mirada de sus mayores. Bien sea en el espiritismo cruzado, en la regla conga o Palo Mayombe, o bien en la Regla de Osha (o Santería Cubana) el tabaco es un poderoso aliado del cual uno nunca aprende lo suficiente por su carácter asombrosamente polifacético.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s