Mayombe

Yo mbonda con licencia…

FB_IMG_1457277914735

Es de sobra conocido que en el culto del Palo Mayombe, un Tata (o Yaya) inicia una serie de “letanías” pidiendo licencia para cualquier cosa que se vaya hacer; desde una consulta, hasta una nsara, o ceremonias más complejas. En ellas, se nombran ancestros de la rama o linaje en el que uno ha sido introducido a través de la iniciación, tambien Ngangas remontándose todas las generaciones posibles, entre otros fenómenos que forman parte del linaje. A menudo, estas menciones son entrelazadas con oraciones en lengua (bozal bantú, no Lukumí) y una mezcla de castellano acriollado tradicional y común en la mayoría de Munanzos. Seguramente, el final de este repertorio de comienzo a algún mambo para energizar los fenómenos llamados, dependiendo mucho de lo que el sacerdote se proponga a hacer.

Por supuesto, ceremonias especiales o actos concretos, además, llevan impresos sus rezos y mambos particulares. Desde lo mas básico como ingresar al monte, hasta lo más complejo como una ceremonia de iniciación o el arduo y delicado trabajo que exige la construcción de una Nganga.

Ha existido, en aquellos practicantes o Munanzos con una mezcla abundante con Osha (Santería), la costumbre de armar estas cuestiones como si de moyugbas de Santería se tratase, incluyendo en las mismas hasta terminologías lukumies como “maferefun”, “eggun”, “ibaé”, “ashe” entre otras. Lo que muchos llamamos “Palo Cruzado”. En muchos casos, directamente este tipo de practicantes todo el repertorio lo dicen en Lukumí y la propia lógica al tratar con sus fundamentos es como si de un Osha se tratase.

Nosotros nada de esto podemos compartir. Claro que… respetamos profundamente a cada sacerdote, más esta mezcolanza (ajiaco, sancocho, o como le quieran decir) no forma parte de muchos de nosotros.

En este breve artículo nos disponemos a comentar algunas cosas relacionadas a todo este proceso, importante y vital para cualquier práctica religiosa del Ngangulero.

¿Qué debo decir?

Esta es una cuestión importante, pues se ve con frecuencia en Internet personas muy perdidas que están preguntando cuestiones similares. Muchos lo llaman Mbonda, otros Mabunga, otros Mboba, como lo llamen… eso sólo puede recibirse directamente de las manos de tu mayor.

Cuando te consagraron, ingresaste en un linaje particular, con sus propios ancestros religiosos, su propio linaje continuado de Ngangas, etc. La mía no va a ser como la tuya, tú y yo nombramos gente, fenómenos y tratados distintos. Todos esos nombres que vas a mencionar son de Nganguleros de tu casa, todas esas Ngangas que vas a nombrar son cosas de tu linaje, y ciertos tratados que vas a nombrar son de pactos en los que tienen origen tus raíces religiosas.

Internet no es la solución, debes acudir con tus mayores y aprender como es la cosa en tu Munanzo; y sí, tu mayor tiene la obligación de enseñarte eso.

Es cierto que, al contrario de lo que ocurre con la Osha o Ifa (donde existe una mayor documentación), en el Mayombe existe mayor dispersión y unas casas se pueden remontar más que otras. Incluso hay buenos Nganguleros que hoy en día investigan su linaje más profundamente para ampliar estas cuestiones. Sin embargo, se constituya como se constituya, debes usar en este sentido aquello que forma parte de tus ancestros de religión; y eso únicamente puede otorgartelo tus mayores directos.

¿Qué importancia tiene todo esto?

Tiene una importancia máxima.

Todo aquellos ancestros de religión, todas aquellas Ngangas que mantienen el linaje, todos aquellos pactos de los cuales surgimos muchos… seamos del linaje que seamos… son los que nos otorgan la licencia adecuada para oficiar en un rango coherente a nuestra consagración.

Ciertos sacerdotes de otros cultos afrocubanos, ajenos al Mayombe, han querido devaluar la potestad de un sacerdote en tierra kongo; no hagan caso de eso, pues un verdadero Padre Nganga no conoce de límite y su potestad arriba de Munalongo es total ¡ojo! siempre con la licencia de todo aquello que le acompaña.

He ahí la importancia de llamar a todos estos fenómenos.

Muchos practicantes y sacerdotes (particularmente aquellos con grados sensitivos y mediumnicos) sentimos incluso cambiar el ambiente a medida que vamos llamando todo lo nuestro, y comenzamos a energizarlo con los primeros mambos acordes al propósito en particular.

Somos, pues, el resultado y la consecuencia de una herencia que en su linaje ha dejado depositado una gran fuerza disponible para el sacerdote capacitado. Algo que merece un uso responsable. Sin embargo, uso que será siempre inútil sin tener la llave de la licencia de nuestros antepasados.

¿Como se llama la Nganga de su Tata?

¿Como se llama el Tata de su Tata, y cual era su fundamento?

¿Cual es el tronco cheche de ese linaje y cuales son sus fundamentos principales?

Es el principio de lo que usted debe conocer, entender, y nombrar. No nada que vea en un libro ni en Internet, busque la raíz de su propio árbol y disfrutará de sus frutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s