Mayombe

La Fula

fb_img_1486378250805Nfula o fula, entre otros, es como conocemos a la pólvora. Un elemento fundamental dentro de muchos procedimientos del culto, utilizado para diferentes propósitos pero más famoso como facilitador del “arreo del fundamento”, como se le llama vulgar y popularmente.

Existen personas que la adquieren, otros realmente la fabricamos a través de la unión de unos elementos concretos y fabricada sobre determinadas firmas, con sus respectivos mambos y rezos, ya que así lo tenemos por tradición de los tratados de nuestros Munanzos. Son cuestiones de enseñanza y siempre se aconseja apegarse a las tradiciones de su linaje, evitando totalmente inventar.

Nunca insistiremos lo suficiente en la necesidad de respeto a la figura del padrino, y de beber directamente de su conocimiento. Libros, Internet, esta misma página, nunca son ni sustitutos ni mucho menos fuentes únicas de aprendizaje. No comprender el respeto que merece el mayor y la prioridad instructiva que hay que otorgarle, es sinónimo de no comprender la importancia del linaje propio y los procedimientos y tratados exclusivos de la casa que hay que respetar.

Pero volvamos a la pólvora…

Es una forma común de arreo que, paradójicamente, se ha convertido en un problema ya que, de tan famosa, muchos han ido olvidando (en la transmisión oral a sus ahijados) otros métodos de arreo (a veces más apropiados, dependiendo mucho de la intencionalidad). El resultado paulatino en algunos casos es que existen religiosos que no conocen vías alternativas de trabajo que no sea utilizando la pólvora.

¿Cuántos ignoran tratados como el del porrón? ¿o incluso cuantos olvidaron como se prepara el Kisenguere? Desgraciadamente, muchos sectores de nuestro culto necesitan de un ejercicio de recuperación.

La pólvora, no obstante, es un elemento eficiente. No únicamente para arrear, es parte fundamental del Rayamiento en muchos Munanzos, vital durante la fundamentación de una Nganga, e incluso presente en cierto momento del Itiambo (ritos fúnebres) de un Tata. Los elementos que intervienen en su composición son elementos potencialmente volátiles, y es por ese motivo que es un elemento tan popular como mecanismo de arreo.

En lo que a nuestras enseñanzas respecta, depende de muchos factores utilizar la pólvora “desnuda” o “vestida”. Entendemos la primera, cuando la pólvora se utiliza sola y se prende (siempre con un tabaco) de esa manera. Por el contrario, popularmente la decimos “vestida” cuando esta está mezclada con elementos reducidos a polvo: principalmente mpolo nfumbe y mpolo nkunia (es decir, de determinados palos). Con la intención de reforzar un trabajo, y créanme que suele ser muy efectivo, mezclamos las cargas de pólvora con polvo de palos acordes a nuestra intención, o incluso con polvo del Nfumbe del fundamento.

Al momento del arreo, nos aseguramos en mencionar, durante las puyas del mambo, todo lo que hemos incluido (no olvidemos que el Mambo es un elemento dinamizador en todo momento que energiza la voluntad y dirige la actividad) y finalmente prendemos las cargas. A menudo repetidas veces en días consecutivos, dependiendo la necesidad que tengamos de ir reforzando el trabajo realizado.

Erróneamente se cree que un trabajo se arrea y ya, más por el contrario en muchas ocasiones hay que emplear varios días en esta acción. Incluso hay horarios y fases lunares concretas dependiendo la meta a conseguir.

Existen otros elementos para vestir la pólvora; aprendí de mi propio Tata hacerlo con espina de Ceiba. La Ceiba es un asunto muy serio, muy profundode explicar. Por ahora diremos que Mamá Ngundo (la Ceiba) no puede ser profanada, existen pasos ceremoniales a tener muy cuenta para acudir a por su ayuda, derechos muy concretos que pagar, y por supuesto esperar a que ella haya otorgado su permiso, antes de extraer nada. Respetado el procedimiento, sus espinas pulverizadas son enormente importantes en calidad de fuerza y potencia. Incluso existe Mambo específico para cuando el arreo es con espina de Ceiba, y eso unicamente certifica lo intemporal de esta práctica debido a su eficacia.

¿Cual es la idea de vestir las cargas de fula? Es sencilla de suponer, pienso. Cuando se arrea con ese cúmulo de añadidos se aspira a que “del otro lado” reviente igualmente toda esa fuerza liberada hacia el objetivo perseguido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s